Rusia se juega su supervivencia en Ucrania: Ortiz Monasterio

«Hoy, Rusia está decidida a llegar extremos de casi el autoexterminio de la propia Rusia. Lo sabe perfectamente bien. Está en peligro de eso. Pero lo tienen que hacer en virtud de que está en riesgo, en juego, es precisamente su supervivencia como país autónomo«: Ortiz Monasterio

Por Jorge Santa Cruz

Multimedia: Factor México

Imagen ilustrativa: Sputnik

La invasión rusa a Ucrania no obedece a una ocurrencia del presidente Vladímir Putin; responde a la indefensión en que fue dejada Rusia por Occidente luego de la desaparición de la Unión Soviética, explica el exembajador de México en Irán y Afganistán, Luis Ortiz Monasterio.

Vídeo: Factor México

Embajador Luis Ortiz Monasterio: Lo que pasa con la guerra de nuestros días, en el caso de Ucrania, da la impresión de que, de la noche a la mañana se les ocurrió a los rusos que llegó la hora de no exponer su territorio a fuerzas hostiles. Esta era una preocupación de los soviéticos desde la época de Gorbachov. Era el problema: “Vamos a desparecer nosotros. Vamos a extinguirnos, ¿pero cuáles son las garantías para que sobreviva la Federación Rusa? Para eso necesitamos que la OTAN desparezca también”. La verdad, paulatinamente, no se resolvió este asunto. Estados Unidos estaba embelesado con la idea de que se había ganado la Guerra Fría; de que el liberalismo había derrotado el comunismo.

Entonces había que celebrar esto. “¡Somos una potencia única!”. Aparecen los libros con títulos como “El fin de la historia”. “¡Ya se acabó la historia!… Triunfó para siempre el liberalismo. El capitalismo también ha triunfado para siempre. Ya desaparecimos el fantasma del comunismo”. Eso es lo que se creyó en esa época y se pospuso la solución. Una de las soluciones del problema era crear las garantías suficientes para que el nuevo país, ya disminuido, que era Rusia, pudiera subsistir sin tener alrededor potencias que iban a acabar eliminándola.

Putin hace esta maniobra letal, atacando a un país —con una declaración de guerra, casi—, atacándolo de esa forma; pero tiene unos motivos ulteriores profundísimos, como es el hecho de que una de las líneas rojas del imperio ruso, siempre, desde la época de los Romanov, era precisamente que no estuviera rodeada de potencias hostiles, porque Rusia es muy vulnerable a eso en virtud de que por su ubicación geográfica no tiene protecciones (ni ríos ni montañas que la protejan).

Por lo tanto, es lógico [que] Rusia esté lanzándose a esta guerra (tal vez es su última guerra) precisamente por el error de que no se pudo resolver su problemática hace treinta años en que desapareció la Unión Soviética. Entonces, una vez más, estamos “pagando el pato” de los descuidos de hace treinta años, que creyeron que jamás se iban a acordar y reaparecieron en el peor momento.

Hoy, Rusia está decidida a llegar extremos de casi el autoexterminio de la propia Rusia. Lo sabe perfectamente bien. Está en peligro de eso. Pero lo tienen que hacer en virtud de que está en riesgo, en juego, es precisamente su supervivencia como país autónomo.

Otro punto fundamental para ellos es la salida de los puertos del Mar Negro para poder tener acceso —la potencia naval rusa— a las aguas tibias del Mediterráneo; porque todos los demás puertos alrededor de Rusia son mares que la mayor parte del tiempo están congelados. Es que una potencia como Rusia no puede tener toda su Armada confinada en el mes de diciembre por los fríos del hemisferio norte.

Hay que entender hasta a los “malos”. Hay un precioso poema del poeta nicaragüense Rubén Darío que se llama “Los motivos del lobo”. ¡Hasta el lobo tiene sus motivos! Todos tenemos motivos, y todos los países tienen motivos. Tenemos que entender eso. Tenemos que aprender a lidiar [con] un mundo complejo a partir de conocer cuáles son las líneas rojas de un país por muy pequeño que sea.

Negativa de Occidente a dialogar con Putin

Es muy probable. Es muy probable. La verdad es que yo creo que el caso de Rusia es muy sui géneris (inaudible). Rusia siempre ha tenido el gran dilema, histórico entre Oriente y Occidente. No saben si son Europa o sin son Asia. Yo tengo la impresión de que ese es un tema que comparten con los hermanos turcos. La élite se considera a sí misma occidental, y el pueblo se considera a sí mismo oriental, musulmán. Tan es así que, recientemente, el presidente Erdogán de Turquía optó por convertir una vez más a la gran Santa Sofía en una mezquita. ¿Qué quiere decir eso? Que el presidente Erdogán —gran político— se da cuenta de que difícilmente los turcos de la base del pueblo de Turquía, van a querer ser europeos.

Fíjese: Eso mismo pasó con la famosa Primavera Árabe. Todo mundo decía “Ya se acabó el terrorismo islámico. Ya se acabó [con] las dictaduras musulmanas y fanáticas. Ahora ya llega la nueva generación de los musulmanes. Los jóvenes de la Plaza Tahrir, en El Cairo, están pidiendo más libertades. Los jóvenes quieren ahora un nuevo mundo islámico”. Se convoca a elecciones. Cayó el presidente Mubarak. Hubo elecciones y salió ganando… la Hermandad Musulmana, y se quedó como líder el jefe de seguridad de Mubarak, que es el actual Presidente de Egipto.

Entonces yo tengo la impresión de que confundimos a países con sus élites ilustradas y sus élites criminales. Eso está pasando en todos los países del mundo. Vemos sociedades duales, entonces queremos nosotros juzgar a los rusos… (inaudible)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s