Nuevas orientaciones de OPS buscan contribuir a investigación de causa de la hepatitis de origen desconocido

Texto e imagen: Organización Panamericana de la Salud (PAHO, por sus siglas en inglés)

Imagen ilustrativa: Jarmoluk/1463 (Michal Jarmoluk en Pixabay)

Foto: Organización Panamericana de la Salud

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) puso a disposición de los laboratorios de la región nuevas orientaciones para contribuir a la investigación de las causas de la hepatitis de origen desconocido en niños

Entre el 1 de octubre de 2021 y el 16 de junio de 2022, se notificaron al menos 869 casos probables de hepatitis aguda de etiología desconocida en niños sanos menores de 16 años en 33 países del mundo. De ellos, 368 fueron en siete países de las Américas, la gran mayoría (290), en Estados Unidos.

“Si bien se trata de una enfermedad severa en niños y de preocupación, su ocurrencia sigue siendo poco frecuente”, afirmó Rubén Mayorga, jefe de VIH, Tuberculosis, Hepatitis e Infecciones de Transmisión Sexual en la OPS. Sin embargo, destacó, “tenemos que seguir monitoreando la situación e investigando los casos probables”.

Existen varias hipótesis sobre la causa de estos casos, desde factores toxicológicos/medicamentosos, alimenticios, inmunológicos, ambientales e infecciosos, pero ninguna ha podido comprobarse hasta ahora y varias de ellas se están investigando activamente. Conocer las causas permitirá asesorar las políticas y la s medidas de salud pública para prevenir nuevos casos y tratar la enfermedad.

En ese sentido, las orientaciones de la OPS incluyen un algoritmo de laboratorio creado para descartar las hepatitis virales más frecuentes (A, B, C, D y E), y otras enfermedades que están presentes en la región que pueden causar daño hepático, como malaria, fiebre amarilla y leptospirosis.

El adenovirus humano – que generalmente causa infecciones gastrointestinales o respiratorias leves y autolimitadas en niños – está entre los agentes que se están investigando, por lo que las orientaciones incorporan su búsqueda como parte del protocolo de investigación entre las posibles causas infecciosas.

Una vez eliminadas esas posibilidades, la guía de la OPS sugiere considerar pruebas adicionales como un panel respiratorio, y uno de enterobacterias y otros patógenos menos frecuentes. Con este proceso de pruebas escalonadas, se asegura un uso racional y costo-efectivo de los recursos de los laboratorios de salud pública.

“Estas orientaciones buscan ayudar a reunir información para definir cuál es la causa más probable de esta hepatitis”, señaló Jairo Méndez, asesor regional en enfermedades virales de la OPS. “Puede ser multifactorial, puede ser algo que se dispara en conjunto con otras causas infecciosas, tóxicas o metabólicas, pero todavía no lo sabemos, por eso es importante analizar los casos probables y arrojar un poco más de luz a la investigación

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s